miércoles, 12 de septiembre de 2012

La feisbuk

Les dije que me tomaría una foto con Paul.
La feisbuk


No me extrañaría que en la iglesia de la esquina empezaran con un santo dedicado a las redes sociales. A este negociazo que, cual buena industria, cada año y cada mes ofrece una nueva razón para buscar al salvador no se le ocurrió utilizar la tecnología sino hasta pasados unos cientos de años. Primero intentaron erradicarla y bueno, ahora hay gente que va a misa online. El "superstar" piensa en todo.

La Feisbuk es, de momento, el pináculo de la conectividad. No necesito explicarles ¿Verdad? Ya basta de leer que gracias a la tecnología es más fácil…¿Qué es más fácil?  ¿En realidad tenemos una vida más cómoda que hace 25 o 50 años? A la  gente se le sigue haciendo tarde para ir a trabajar, sigue trabajando sus disque jornadas de 10 horas que las empresas dicen que son 8 (mas las horas extra).  Gracias a la tecnología el weboncito que en su vida hubiera abierto siquiera el libro vaquero ahora es metafísico, filósofo espiritual y especialista en conspiraciones mundiales. Porque ustedes bien saben que el mundo es una conspiración de intereses ¿verdad? ¿No me digan que no lo han visto en youtube? Vaya, estoy hablando de redes sociales y miren donde vine a parar. Según Mario Vargas Llosa esta atención dispersa y neurosis postmoderna es precisamente resultado de la velocidad informática. Yo le llamo la generación del microondas. El aparatito este, hizo que tres minutos simplemente fuera demasiado esperar y pienso ¿Qué fue primero? ¿Las palomitas ACT II o el microdeste? ¿Ven como soy un filósofo yo también?

La red social nos ha acercado más a la interacción con las demás personas. Si es que interacción es dar un “Like”. O, gracias al voyeurismo social, saber más de la morriki que te gusta. Irónicamente, nuestra “culonez” ahora se hizo digital. Eso de poder decir “HOLA” sin tener que hablar no es precisamente un comportamiento de Mauricio Garcés. Yo en la escuela era de esos que aunque llegaba a tener novia, nunca fui muy avispado para andar “de cabrón”. Era muy feliz en la prepa escuchando a los Beatles en mi Walkman. Nombre si tenía todo asegurado. Todo era cuestión de tiempo para andar rolando por el mundo con mi voz y mi guitarra.

Cada quien puede platicar su experiencia con el Fb. Que si no es la vida real, que estokelotro. Yo siempre he pensado que, si no fuera por mi calidad de “Artista” ( Así le llamo no me hagan caso) no hiciera uso de esta creatura de inteligencia artificial. La verdad no me he hecho más social, conozco más gente eso sí. Pero de eso a que se me quiten mis rasgos sociópatas falta bastante tiempo. A veces me intriga saber la imagen que doy hacia afuera con mi perfil pero, al final, llego a pensar que ni siquiera es una imagen lo que se muestra. "Que no te importe lo que digan los demás” dicen. Son de esas frases que “gracias a la tecnología” han tomado mucho poder. Y, esa frase, forma parte de un rollo digitalizado que da para hablar en un tema completo en otra entrada. Perdonen no haber hablado de nada hoy. Soy víctima del postmodernismo y el estrés online. Nos vemos a la prótsima. Denme like.


1 comentario:

Roberto Haza Estrada dijo...

Es lo que Andy Warhol dijo en una ocasión "todo mundo en el futuro será famoso por 15 min"... sólo que todos pensamos que lo seríamos por la TV o algún otro medio.

Las redes sociales, no tanto el internet, ha permitido que esta "profecía" moderna se haga realidad... idiotas, que en algún otro tiempo serían eso exactamente, han encontrado esos caminos para desarrollar su poco talento y con el poco control que tienen sobre el han llenado los sitios de basura informática, contaminación informática...
No son actitudes nuevas, pues las grandes ciudades tienen eso también, basura publicitaria, basura social sin utilidad, sin beneficio real o propuesta interesante mínimo...
El problema es que ahora estamos más expuestos a ella y todos aparentan haber caído en esa corriente... (aclaro: en las generalizaciones siempre salen chingados, o sea, que realmente no todos)
a la verga